Derechos humanos: balance 2015

José Zalaquett

José Zalaquett

Head of the Project at MOOC Chile
Lawyer, Universidad de Chile. Doctor Honoris Causa, by the Universities of Notre Dame and City University of New York.
José Zalaquett

Latest posts by José Zalaquett (see all)

Un debido balance mundial sobre derechos humanos para el año que termina excede con mucho las posibilidades de una breve columna. Limitémonos, entonces, a marcar las tendencias más salientes. Estas son las siguientes:

1. En materia de seguridad planetaria, el hecho principal es, por cierto, la fuerza que ha adquirido el Estado Islámico, cuya manifestación más publicitada ha sido la de sus recientes ataques terroristas en París. Estos sucesos son la expresión más aguda de una tendencia que ya se venía observando desde hace algunos años: la amenaza que representan grupos sub-estatales que no vacilan en recurrir a actos de terrorismo y ostentan una peligrosa disposición a la auto-inmolación. Desde luego, en este caso y otros semejantes, concurren los factores legales y morales que justificarían recurrir a la fuerza pública para confrontar esta amenaza. Es preciso recordar, sin embargo, que entre tales factores se cuenta el de una razonable probabilidad de éxito. En otras palabras, no basta tener la legitimidad de nuestro lado; se requiere, además, que lo que intentamos hacer sea o prometa ser efectivo. A este respecto, las grandes potencias se hayan generalmente limitadas en sus posibilidades de recurso la fuerza bélica, tanto por la aversión a la guerra entre sus propios ciudadanos, como por la posición de su opinión pública, generalmente contraria a una asignación de mayores partidas presupuestarias de carácter militar.

2. La transparencia y probidad pública, en sentido positivo, o la lucha contra la corrupción, dicho en una connotación negativa, continúa indignando a la opinión pública en muchos países. Este tema se encuentra en la agenda social y política mundial desde hace ya 25 años. El transcurso del tiempo, sonados escándalos en diversos países y la creciente facilidad de información y de acción coordinada ciudadana que permiten los avances tecnológicos y las redes sociales, le han otorgado un auge sin precedentes a esta preocupación.

3. Por parecidas razones, continúan y, en ocasiones, se agudizan, las protestas sociales en diversas partes del mundo, que irrumpieron con particular intensidad el año 2011 en contra de las desigualdad extrema y en favor de políticas sociales más incluyentes y justas.

4. Como consecuencia de todo lo anterior, se ha desatado una oleada de inmigración a los países europeos por centenares de miles de personas provenientes de África y el Medio Oriente que huyen de los efectos de la persecución, la guerra, o a la pobreza extrema. Esto ha llevado, por una parte a un debate social y político intenso en los países en los cuales se busca refugio por parte de estas masas de personas; por otra parte, ha provocado un incremento de la xenofobia y de las posiciones políticas nacionalistas en varios países europeos.

5. También se advierte una tendencia del péndulo político a moverse en el sentido contrario del populismo que prevaleció en países de América Latina como Venezuela, Argentina y Brasil. En otras regiones, incluyendo el Reino Unido, las posiciones políticas de izquierda también han perdido ascendiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website