¿Soluciones africanas para problemas globales? El retiro de Sudáfrica de la Corte Penal Internacional

Juan Francisco Lobo

Juan Francisco Lobo

Academic Coordinator at MOOC Chile
Lawyer, Universidad de Chile. Professor, Legal Theory, Universidad Diego Portales. Professor, International Criminal Law, Universidad Adolfo Ibáñez.
Juan Francisco Lobo

Latest posts by Juan Francisco Lobo (see all)

    Recientemente, en octubre de 2016, Burundi se convirtió en el primer país de los 124 miembros del Estatuto de Roma que crea la Corte Penal Internacional (CPI) en anunciar su retiro del tratado. Poco después, Gambia y Sudáfrica hicieron lo propio. Ésta última ha declarado que las obligaciones establecidas en el Estatuto de Roma en relación a la detención y entrega de personas a la Corte están reñidas con las obligaciones de Sudáfrica bajo el derecho internacional. En todo caso, estas denuncias entrarán en vigor solamente un año después de la notificación de la decisión al Secretario General de la ONU.

    También ha sido señalado que países como Burundi, Gambia y Sudáfrica están denunciando el tratado debido al supuesto evidente sesgo en contra de países africanos en el récord de casos hasta ahora procesados por la Corte. En efecto, con la excepción de Georgia, todas las situaciones de países bajo actual investigación o procesamiento por la CPI han tenido lugar en Estados africanos.

    En línea con el anuncio de Sudáfrica, parece que la actual doctrina de las “soluciones africanas para problemas africanos” finalmente ha alcanzado los problemas del derecho penal internacional, tales como el genocidio, los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad, en vista del sesgo anti africano. ¿Cómo superar este aparente sesgo?

    Primero, se debe recordar que la CPI está lejos de ser un instrumento del imperialismo moderno. Por de pronto, Estados Unidos ni siquiera es parte del Estatuto de Roma. Más aún, durante la última década Estados Unidos ha firmado tratados bilaterales a lo largo de todo el mundo para boicotear la competencia de la Corte en relación a actos cometidos en países estratégicos.

    ¿Qué hay de otras potencias que podrían estar manipulando la CPI para avanzar su propio imperialismo? Sólo dos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU son partes del Estatuto de Roma: Francia y Reino Unido. Pero el mayor contribuyente individual de la Corte es Japón, cuyos aportes representan el 17% del presupuesto del tribunal. Sería difícil determinar la existencia de una agenda anti africana secreta de Japón detrás de esta realidad.

    Pero aun si el resto del mundo pudiera ser acusado de conspirar en contra de África, ¿qué hay del comportamiento de los países africanos hacia la CPI? De las 10 situaciones nacionales bajo investigación por la CPI, 5 de ellas han sido remitidas a la Corte por los propios Estados interesados, incluyendo Uganda, la República Democrática del Congo, la República Centroafricana (I y II) y Mali.

    Adicionalmente, entre los exámenes preliminares de la CPI se encuentran varios países no africanos, incluyendo Afganistán, Colombia, Irak, Israel, Camboya y Ucrania. Más aún, la falta de participación de la CPI en otras partes del mundo no significa que no se pueda encontrar un componente internacional en diversas experiencias de derecho penal internacional, tales como los tribunales híbridos creados durante los últimos años en Timor Oriental, Camboya, Bosnia y Herzegovina, El Líbano y Kosovo. Todos ellos evidencian una activa participación de la comunidad internacional en materias de derecho penal internacional en todo el mundo, sólo que no a través de la CPI.

    ¿Son el genocidio, los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad perpetrados en territorio africano un problema exclusivamente africano? En realidad afectan bienes jurídicos que son comunes a toda la humanidad, incluyendo la dignidad y los derechos humanos. El hecho de que un país referente en el continente como Sudáfrica esté dispuesto a retirarse de uno de los principales hitos en la historia del derecho internacional es una señal ominosa, que podría provocar un efecto dominó en el resto del continente.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *
    *
    Website